Cuando llevas pintando desde los 8 años y nunca probaste hacer una mandala hasta que tienes 34 años es algo raro, revelador y cointagioso, como cuando te pones calcetines de diferente diseño, primero se siente incómodo, luego te acostumbras y al final te sientes tan cómo que se vuelve “cool” o tendencia si estás rodeado de personas.

Este vez estoy escribiendo sobre una publicación que me tocó desarrollar en Circus Grey para la marca Open Plaza. Fue una experiencia distinta a las otras ya que se tuvo que producir un “Mini Set” para grabar la toma de las manos pintando la mandala.

Si quieren ver más detalles en mi Behance, clic aquí

 

Captura de pantalla 2017-04-24 a las 11.51.17 a.m.Captura de pantalla 2017-04-24 a las 11.51.01 a.m.

 

 

Anuncios